Adoradores en los Altares

 

Mediante la canonización se concede el culto público en la Iglesia universal, se le asigna un día de fiesta y se le pueden dedicar iglesias y santuarios. Para llegar a este último escalón del proceso de las Causas de Canonización ha debido cumplirse un milagro, en fecha posterior a la beatificación. Las canonizaciones se celebran en Roma y las preside el Papa.

 

SAN RAFAEL ARNÁIZ BARON

Primer miembro de la A.N.E. en alcanzar la santidad.
Canonizado el 11 de octubre de 2009.
Su fiesta se celebra el 26 de abril.

Nació en Burgos el 9 de abril de 1911 en una familia acomodada. Por motivos laborales de su padre se traslada a Oviedo en 1922. Se inscribió en la Adoración Nocturna con 19 años (el 8 de febrero de 1931 concretamente) y permaneció 17 meses hasta que en septiembre de 1932 se trasladó a Madrid para estudiar en la Escuela Superior de Arquitectura. También aquí se apuntó en las filas de la Adoración Nocturna
Rafael fue un muchacho inteligente y espiritual, abierto y sensible. "Siguiendo los dictados de su corazón hacia Dios, y el ansia de llenarse de Él" en 1934 ingresa en el noviciado del monasterio cisterciense de San Isidro de Dueñas (Palencia), donde, cuatro años después, tras larga y penosa enfermedad diabética, que le hace salir y entrar varias veces del monasterio, muere en su enfermería el 26 de abril de 1938.
"...el hermano Rafael, hoy canonizado, fallecido a los veintisiete años como oblato en la Trapa de San Isidro de Dueñas. También él era de familia acomodada y, como él mismo dice, de "alma un poco soñadora", pero cuyos sueños no se desvanecen ante el apego a los bienes materiales y a otras metas que la vida del mundo propone a veces con gran insistencia. Él dijo sí a la propuesta de seguir a Jesús, de manera inmediata y decidida, sin límites ni condiciones. De este modo, inició un camino que, desde aquel momento en que se dio cuenta en el Monasterio de que "no sabía rezar", le llevó en pocos años a las cumbres de la vida espiritual, que él relata con gran llaneza y naturalidad en numerosos escritos. El hermano Rafael, aún cercano a nosotros, nos sigue ofreciendo con su ejemplo y sus obras un recorrido atractivo, especialmente para los jóvenes que no se conforman con poco, sino que aspiran a la plena verdad, a la más indecible alegría, que se alcanzan por el amor de Dios. "Vida de amor... He aquí la única razón de vivir", dice el nuevo Santo. E insiste: "Del amor de Dios sale todo". Que el Señor escuche benigno una de las últimas plegarias de San Rafael Arnáiz, cuando le entregaba toda su vida, suplicando: "Tómame a mí y date Tú al mundo". Que se dé para reanimar la vida interior de los cristianos de hoy. Que se dé para que sus Hermanos de la Trapa y los centros monásticos sigan siendo ese faro que hace descubrir el íntimo anhelo de Dios que Él ha puesto en cada corazón humano". (De la homilía de la canonización el 14 de octubre de 2009).

ORACIÓN: Señor omnipotente que glorificas a los humildes y abates a los soberbios, te suplicamos por la gloria de tu Santo Nombre ensalces la memoria del beato Rafael, concediéndonos la gracia que te pedimos por intercesión del mismo, que vivió y murió para glorificarte a Ti, Señor, que con el Hijo y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

 


SAN MANUEL GONZÁLEZ GARCÍA


Fue canonizado en Roma el 16 de octubre de 2016.
Su fiesta es el 4 de enero.

Don Manuel, “el Obispo del Sagrario abandonado”, fue Obispo de Málaga y de Palencia y fundador de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Se inscribió como adorador honorario en Málaga en 1916. Apoyó e impulsó la Adoración Nocturna, presidió vigilias, inauguró turnos y secciones (se fundó en Pizarra, Álora, Alhaurín el Grande y Ubrique, entre otros y en Málaga aumentaron los turnos de 6 a 24); además escribió en La Lámpara del Santuario órgano oficial de la A.N.E. desde abril de 1938 hasta su fallecimiento en enero de 1940.
"El apostolado más eficaz… y el que hoy quieren el Corazón de Jesús y la Madre Iglesia que se emplee, no por exclusión, pero sí con preferencia a todas las demás artes apostólicas, es el apostolado por medio de la Eucaristía (…) Orientar todo nuestro ministerio a obtener o tratar de obtener que: el Evangelio vivo sea conocido, el Pan vivo sea comido, el Maná escondido sea gustado, el Dios del Sagrario sea reverenciado, la Providencia que en él vive sea tenida en cuenta y el Modelo vivo que en él se exhibe sea imitado", escribió.
Don Manuel nació en Sevilla el 25 de febrero de 1877, en el seno de una familia humilde y profundamente religiosa. Ordenado sacerdote en 1901 fue enviado un año después a dar una misión en Palomares del Río. "Fuime derecho al Sagrario... y ¡qué Sagrario, Dios mío! ¡Qué esfuerzos tuvieron que hacer allí mi fe y mi valor para no salir corriendo para mi casa! Pero, no huí. Allí de rodillas... mi fe veía a un Jesús tan callado, tan paciente, tan bueno, que me miraba... que me decía mucho y me pedía más, una mirada en la que se reflejaba todo lo triste del Evangelio... La mirada de Jesucristo en esos Sagrarios es una mirada que se clava en el alma y no se olvida nunca. Vino a ser para mí como punto de partida para ver, entender y sentir todo mi ministerio sacerdotal".
En 1905 es destinado a Huelva donde revitalizó la Iglesia, fundó escuelas… En 1910 funda la «Obra para los Sagrarios-Calvarios» que iniciaría la gran familia de la Unión Eucarística Reparadora siendo la revista “El granito de arena”, por él fundada, el órgano propagador.
Es nombrado obispo auxiliar de Málaga el 16 de enero de 1916. Se incorpora a las Adoración Nocturna. En 1920 pasa a ser obispo residencial y lo celebró dando un banquete a los niños pobres, en vez de a las autoridades; estas, junto con los sacerdotes y seminaristas, sirvieron la comida a los tres mil niños.
El 11 de mayo de 1931 le incendian el palacio episcopal y tiene que marchar a Gibraltar para no poner en peligro la vida de quienes lo acogen. Desde 1932 rige su diócesis desde Madrid, y el 5 de agosto de 1935 el Papa Pío XI lo nombra obispo de Palencia.
El 4 de enero de 1940 falleció y fue enterrado en la catedral de Palencia, donde podemos leer el epitafio que él mismo escribió: "Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!".

ORACIÓN: Corazón de Jesús Sacramentado, que te dignaste elegir a tu siervo Manuel para ser el apóstol de tus Sagrarios abandonados, consagrando su vida entera a reparar esos abandonos, dándote y buscándote amorosa, fiel y reparadora compañía en el Santísimo Sacramento; por aquella fidelidad con que te sirvió durante toda su vida y por el celo ardiente con que procuró tu mayor gloria, mediante la educación cristiana de los niños pobres, la formación de sacerdotes santos y la aproximación de todos a Ti en la sagrada Eucaristía, te rogamos humilde y fervorosamente, que si te agradan sus méritos y virtudes, te dignes aceptar nuestras súplicas y concedemos por su intercesión, la gracia que de todo corazón te pedimos si ha de ser para mayor gloria de Dios, advenimiento de tu reino eucarístico, honor de tu Madre Inmaculada, exaltación de tu fidelísimo Siervo y provecho de nuestras almas. Amén.

 

 

Página principal