Adoradores Siervos de Dios

 

Los Siervos de Dios son aquellas personas muertas en olor de santidad y que normalmente pasados cinco años de su fallecimiento  se inicia la causa de beatificación. Para ello, el postulador, que es el representante del presunto santo, solicita la apertura de la causa al Obispo de la Diócesis. Comienza así una primera fase en la que se busca información, testigos y milagros. Es un proceso largo y detallado que se lleva a cabo primero en fase diocesana y después en fase romana.
Adoradores con los que cuenta la Adoración Nocturna Española en fase diocesana o ya en fase romana son cerca de trescientos. La inmensa mayoría por martirio.
Por último, añadir que recogidos en los archivos locales como mártires cuenta con cerca de dos mil adoradores.

 

 

 

Página principal