Crónica Vigilia de Espigas – Centenario de Getafe        

24 junio 2017


      Con un alto nivel de participación, en la tarde noche de San Juan, tuvo lugar la Vigilia de Espigas, conmemorativa del primer centenario de la sección de San Rafael Arcángel, en Getafe.
La vigilia, se caracterizó por la solemnidad con la que esta se llevó a cabo, y el fervor de todos los asistentes que se dieron cita para ello en la catedral de Santa María Magdalena.

      El acto tuvo su inicio con una procesión de banderas, y rezo del santo Rosario, encabezada por los seminaristas diocesanos y su rector a los que les siguieron delegaciones llegadas de Madrid, Toledo, Vitoria, Llodio, Murguía, Alcorcón, Boadilla del Monte, Fuenlabrada, Fuensalida, Móstoles, Parla, Leganés, Puebla de Almoradiel, y Villanueva de la Cañada, para celebrar en comunión como es costumbre en este carisma, uno de los más antiguos de la iglesia, esta efemérides, y  transcurrió por distintas calles de Getafe  desde el hospital de San José hasta la citada catedral.

      La misa, concelebrada con otros siete sacerdotes, fue presidida por nuestro Sr. Obispo y en ella D. Joaquín exhortó a los allí presentes a responder generosamente al llamamiento de la eucaristía, como lo hicieron durante 100 años adoradores de Getafe. Comenta unas reflexiones del Papa emérito Benedicto XVI sobre las cinco transubstanciaciones que se producen en la eucaristía. La primera es la transformación del pan y del vino en el cuerpo y la sangre del Señor, en la consagración. La segunda es la transformación de un acto de crueldad e injusticia extrema en un acto de amor y de ofrenda de la vida. La tercera es la transubstanciación de la muerte en vida.  Jesús muere en la cruz y de su costado mana sangre y agua, la sangre de la eucaristía y el agua del bautismo. El pueblo disperso se convierte en comunidad gracias a la eucaristía (La cuarta). La eucaristía crea comunión. La quinta es la recapitulación de la humanidad en Cristo. La eucaristía nos pide manifestarnos como hijos de Dios. No tengamos miedo de dar testimonio de Cristo.

      A continuación, se hicieron dos turnos de vela, de una hora cada uno, dirigidos por los turnos de la Catedral de la Magdalena (San Rafael Arcángel), y por el seminario diocesano de Getafe (Cerro de los Ángeles). Procesión con el Santísimo, alrededor de la catedral, con la misma custodia que presidió la primera vigilia de 1917. Bendición en el atrio de la misma, reserva y despedida.

      La jornada tuvo su fin en el mismo lugar donde se inició, es decir en el hospital de San José, donde se sirvió un refrigerio con el fin de que pudieran reponer fuerzas los adoradores y adoradoras, y este sirvió además de para saludarse y cambiar impresiones sobre el acto celebrado, para emplazarse unos a otros para alguna nueva cita en algún otro lugar de la geografía española, pues la actividad eucarística de la Adoración Nocturna es constante en toda España y la interacción entre sus miembros una característica notable de su carisma .

      Nota : La sección de Getafe también ha elaborado una buena separata, con dos partes diferenciadas, la segunda para el seguimiento de toda la vigilia, y la primera con varios escritos, entre los que destaca, una bendición apostólica de SS. el Papa Francisco, saludas de nuestro Sr. Obispo, del presidente nacional de ANE, del Rector del Seminario y de la priora del Carmelo del Cerro de los Ángeles, escritos del Director de la Lámpara del Santuario, artículos históricos, etc.

      

 

Dossier

Fotografías

Homilia


Página principal