Tfno: 914465726;   fax: 915932445        email: consejo@adoracion-nocturna.org         Estamos: C/ Carranza, 3 – 2º Dcha. 28004 Madrid

Adoración Nocturna Española

 

Adorado sea el Santísimo Sacramento   

 Ave María Purísima  

 

»Manual »

 

ESQUEMA DE LAS VIGILIAS de la Adoración Nocturna Española

 

 


ESQUEMA DE UNA VIGILIA ORDINARIA

1.- Reunión previa:
    Recepción de asistentes.
    Preparación de la celebración litúrgica. Distribución de las tareas a realizar durante la vigilia, ensayo de cantos, etc.
    Información de interés para los adoradores. Avisos, proyectos, noticias, etc.
    Tema de reflexión.

2.- Rezo de Vísperas y celebración de la Eucaristía.

3.- Exposición del Santísimo y oración de presentación de adoradores.

4.- Turno de vela:
    Oficio de Lectura
    Silencio para la oración personal.

5.- Rezo de Laudes.

6.- Bendición y reserva.

La Vigilia de la Adoración Nocturna es, esencialmente una vigilia de oración y adoración centrada en la Eucaristía, en nombre de toda la Iglesia.

Nunca podrá faltar en nuestras vigilias:
     a/ La oración litúrgica comunitaria que nos vincula a la Iglesia.
     b/ La oración personal en silencio, centrada en la contemplación eucarística.


»Manual de la ANE » Esquema de las vigilias ANE


 



La Vigilia de la Adoración Nocturna es esencialmente una Vigilia de oración y adoración centrada en la Eucaristía, en nombre de toda la Iglesia. Nunca podrán faltar en nuestras vigilias: la oración personal y la oración litúrgica comunitaria que nos vincula a la Iglesia. 


La Liturgia de las Horas es la oración que la Iglesia, en unión con Jesucristo, su Cabeza, y por medio de Él, ofrece a Dios. Se llama de las horas porque se efectúa en los principales momentos de cada día, que así es santificado junto con la actividad de los hombres (Laudes al comenzar el día; Vísperas al caer la tarde, Completas al acostarse...).

El Oficio de Lectura, desde los primeros siglos de la Iglesia, era la oración nocturna de los monjes mientras los hombres descansan; la alabanza y la oración del Señor no debe interrumpirse ni durante la noche.