La Lámpara del Santuario

Revista trimestral de la A.N.E.

     

Carta del Presidente                            

José Luis González Aullón

Queridos hermanos adoradores  

        San Claudio de la Colombière (1641-1682) fue un santo jesuita canonizado por san Juan Pablo II el 31 de mayo de 1992. Entre otras mu- chas misiones relacionadas5 con la docencia y el estudio, fue confesor de las monjas de la Visitación en Paray-le-Monial, donde conoció a santa Margarita María de Alacoque y, de ella, la devo- ción al Corazón de Jesús, convirtiéndose en un ferviente defensor y propagador de esta devoción. Posteriormente, fue nombrado predicador de la Duquesa de York, en Londres, siendo uno de sus sermones el conocido como ;Acto de Confianza, del cual voy a hablaros, pues creo que hoy la confianza en Dios es de estricta necesidad.

     Esta maravillosa oración, expresa la rotuda confianza de san Claudio en el Corazón Misericordioso de Cristo, hasta extremos insuperables, con una claridad y una lógica en sus razonamientos, inapelables. He de confesar que, personalmente, desde que la conozco, me llena de paz y me libera de todo tipo de ansiedades y preocupaciones, sean materiales o espirituales.

     En estos tiempos que nos toca vivir estamos viendo calamidades y hechos tan penosos que tene- mos la tentación de sucumbir ante el poder tan aplastante del demonio, que campa por doquier. Os ofrezco esta oración, que transcribo...

 

    

 

“VENID A MÍ” (Mt 11,28)                              

D. Juan M. Melendo
 

          El papa Francisco nos ha hablado en las últimas catequesis de los miércoles sobre san José. Nos insiste que, en estos momentos de crisis global, debemos buscar en José apoyo, consuelo y guía, al ser un hom- bre lleno de fe en la Providencia de Dios.

        En la vida ordinaria, debemos mirar siempre al hogar de 5 Nazaret; allí contemplaremos la palabra de Jesús “Venid a mi…”. En la mutua relación esponsal y en la materno y paterno filial, descubriremos que cada miembro de la Santa Familia, encontraba en el otro el descanso de su alma; especialmente María y su Hijo en su infancia y adolescencia, la hallaban en José.

        Fiel a los mandatos del Ángel que guarda en su corazón, desde su silencio meditativo con la confianza absoluta en la acción de la Divina Providencia, sabien- do que está realizando la voluntad del Padre, recibe a su Hijo “tenido como hijo del carpintero”.

        José da apoyo a su esposa en la búsqueda de un lugar para el nacimiento de Jesús, haciendo del pobre establo, y con mucho cariño, un lugar de inmen- sa ternura. Igualmente, en la presentación del Niño en el templo, ante la profecía de Simeón. Fue fortaleza y seguridad en la huida a Egipto; otro tanto, cuando angustiados buscan al Niño perdido.

        Con José aprendió el Niño “que crecía en sabiduría, estatura y gracia” a hablar a su Padre Dios a través de las Escrituras y la vida...

 

 

   San José, velado impulsor del templo expiatorio de la Sagrada Familia_______________     

        

        La Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona es un templo expiatorio. Cristo (el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo) se ofreció para padecer y morir 5cargando sobre Él nuestros pecados y así purificarnos de la culpa (expiando nuestra culpa). Análogamente, la Sagrada Familia de Barcelona es una ofrenda a Dios mediante la que se pretende reparar las ofensas hechas al Señor, en especial las de la anticristiana época en que se inició la construcción y en la que estamos inmersos.

        El origen del magnífico Templo de la Sagrada Familia está en José María Bocabella Verdaguer (1815-1892) y en su gran devoción a san José.

         Bocabella era propietario en Barcelona de una de las mejores imprentas y editoras de libros ilustrados. De niño conoció allí a Antonio María Claret (1807-1870), que editaba sus obras en la imprenta de su familia. Ya adulto también fue amigo de Jaime Balmes (1810-1848), de Donoso Cortés (1809-1853), del padre José Manyanet (1833-1901) y de muchos otros piadosos católicos.

BOCABELLA FUNDA UNA ASOCIACIÓN JOSEFINA

         En 1861, a sus 46 años, José María Bocabella, con un grupo de peregrinos de Barcelona, viajó a Roma. Allí contacta con círculos católicos que proponían la devoción a san José como defensor de la Iglesia y del papa beato Pio IX frente a las amenazas de la masonería. Advirtiendo que cosa similar ocurría en España, a su vuelta se planteó difundir...

  

 

San José, sombra del Padre____ 


 5      Entre las consecuencias sociales más graves, fruto de la ignorancia o desprecio de las verdades de orden natural, figura la crisis de la figura y autoridad del padre. En el orden social, ha sido una de las causas decisivas de la extensa crisis familiar debido, especialmente, a que esta profunda deformación del significado de la paternidad, últimamente ha venido promovida de modo, desgraciadamente muy eficaz, por la acción política mediante las llamadas leyes de “igualdad de género”

       La pérdida de la figura del padre y su frecuente total ausencia en la vida del niño y del adolescente, no solo afecta a la vida familiar sino también aaspectos muy nucleares de la fe cristiana. La profesión de nuestra fe tiene como primera verdad "Creo en Dios Padre" y que el principal modo de dirigirnos a Dios en nuestra oración es el “Padre Nuestro”. Recordemos lo que nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “El lenguaje de la fe se sirve de la experiencia humana de los padres que son en cierta manera los primeros representantes de Dios para el hombre” (CIC, 239). Dios ha dispuesto de modo admirable que el hombre, de acuerdo con su naturaleza, tuviese la radical capacidad de recibir las verdades que solo la revelación nos muestra en toda su profundidad. Todo niño que ha nacido y vivido los primeros años de su vida en un hogar en el que el mu- tuo amor del padre y de la madre se comunica de modo entrañable, gozoso, generoso y sacrificado hacia cada uno de sus hijos y por ello le resulta algo sencillo entender que el amor más grande que nos tiene Dios es un...

 

 

Carlos de Foucauld, una vida ante el Santísimo_________     

 

         Son numerosos los aspectos a destacar en la vida del próximo santo Carlos de Foucauld *; tan intensa y agitada es su vida. Pero si hay algo que resalta en primer lugar, que ilumina y orienta su vida a partir de su conversión, es la adora- ción al Santísimo, ante quien pasará cada vez más tiempo y del que ya no querrá separarse jamás.

        Carlos de Foucauld nace en 1858 en una familia cristiana perteneciente a la antigua nobleza francesa, pero a los seis años quedará huérfano de padre y madre y fue criado por sus abuelos maternos en Estrasburgo. Este hecho provoca que su primera comunión sea algo tardía, al estar la ciudad asediada por los prusianos. Su única hermana, María, dos años menor, le regalará en esa ocasión las Elevaciones de Dios sobre todos los misterios de la religión cristiana, de Bossuet. Años después, tras su conversión, escribirá que aquel fue “el primer libro cristiano que leí antes de mi conversión, el que me ha hecho entrever que la religión cristiana podría ser verdadera”.

        Ya adolescente, en el liceo de Nancy, leerá mucho y sin criterio, llegando a la conclusión de que “los filósofos están todos en desacuerdo, así que nada es verdadero”. Emprende luego la carrera militar en el arma de caballería, pero sus prometedores primeros pasos se ven comprometidos por el escándalo de insta- larse en Argelia con una mujer con quien no estaba casado. Forzado a dimitir y a pasar a la reserva, em- prende un arriesgado proyecto de exploración geográfica de Marruecos: en 11 meses, desde 1883 a 1884, llegará a regiones nunca antes descritas, lo que le valdrá el reconocimiento y la medalla de honor de la Sociedad geográfica. Pero hay más: la religiosidad de aquellas gentes del Magreb impacta a Foucauld, quien confiesa a un amigo que “La visión de esa fe, de esas almas viviendo en la continua presencia de Dios, me hizo entrever unas cosas más grandes y más verdade- ras que las ocupaciones mundanas”. Tras diversos proyectos de matrimonio fallidos y un nuevo viaje de exploración, esta vez por Argelia, Foucauld vive un periodo de...

         * Fecha prevista de canonización: 15/05/2022
      
 

     

La devoción del Caballero de Gracia a la Eucaristía_________

 

       Me alegra tener la oportunidad de hablar de la devoción 5del Caballero de Gracia a la Eucaristía en un lugar tan significativo como es “La Lámpara del Santuario”, revista que contribuye con tanta eficacia a la difusión de esta necesaria devoción, que está en el centro mismo de la vida de la Iglesia. Como ha dicho reiteradamente el Magisterio, la Eucaristía es "fuente y cima de toda la vida cristiana" *

        Para el que desee un mayor conocimiento de la devoción del Caballero de Gracia a la Eucaristía, y de su vida en general puede acudir a alguna de las biografías publicadas 2; o de otras publicaciones relacionadas con su vida 3. Aquí vamos a recoger solo algunos deta- lles significativos. Añado también algunos datos biográficos imprescindibles:

     Jacobo Gratij nació en Módena (Italia) en 1517 y murió en Madrid en 1619, con 102 años de edad. En Bolonia conoció a Juan Bautista Castagna y con él trabajó en muchas misiones diplomáticas encomendadas por la Santa Sede durante 30 años. Castagna será el futuro Papa Urbano VII. De esos años, destacamos los que Castagna fue Nuncio en España, del 1565 a 1572. Posteriormente, en 1575, Jacobo volverá a Ma- drid para una misión encomendada por el Papa Grego- rio XIII y aquí permanecerá ya hasta su muerte.

      Durante sus largos años en España promoverá diversas iniciativas caritativas y religiosas, para ayudar a enfermos, niñas abandonadas y a diversas congregaciones religiosas. Y en especial, la Congregación de los Esclavos del Santísimo Sacramento, la hoy conocida como Asociación Eucarística del Caballero de Gracia.

     La denominación de Caballero de Gracia proviene, de una parte de la “castellanización” de su apellido –Gratij o Gratiis- y de otra de la Orden de Caballero de Cristo que el Rey Sebastián de...

* Lumen gentium, n. 11, Ecclesia de Eucharistía, 1
 
      

Teresa en la gloria de los santos__________ 

Recordando el IV centenario de su canonización (12/3/1622)

          

       La llegada del año 2022 se ha hecho con un recuerdo centenario ligado a la canonización de santa Teresa (12/3/1622), junto a san Ignacio de Loyola, san Francisco Javier, san Felipe Neri y san Isidro Labrador; esto parece que obliga a echar la vista atrás y examinar cómo se ha celebrado esta recurrencia en tiempos anteriores, cosa que -a nuestro parecer y conocimiento- no ha ocurrido más veces que en el año 1922, el único que está documentado y nos consta de haber contado con una organización a propósito.

Tras la beatificación, un rápido proceso

        Después de haber sido beatificada en el 1614 se intensifican los deseos de todos, incluso por parte de la monarquía española y aquellas otras europeas, para que llegue la glorificación teresiana a su culmen con la declaración de la canonización, que venía a significar el reconocimiento definitivo y, sobre todo, una aprobación más autorizada que permitiese extender la misa y rezo litúrgicos en su honor fuera de la Orden Carmelitana, es decir, a toda la Iglesia, como así ocurrió. Fue decisiva la presencia de algunos carmelitas descalzos españoles (Domingo de Jesús María Ruzola, Tomás de Jesús María Sánchez Dávila) en aquella Roma barroca para que el proceso se acelerara, puesto que ellos ayudaron no poco a defender, desde el punto de vista teológico, la doctrina teresiana ante algunas acusaciones que se hicieron (¡nos cuesta creerlo!) por parte de algunos teólogos. Pero es que además ellos lograron con su trabajo el poner orden sistemático en el pensamiento teresiano, de acuerdo a las exigencias

La canonización (12 de marzo de 1622)

        La ceremonia como tal fue presidida por el Papa Gregorio XV y tiene lugar en la basílica vaticana de San Pedro, en cuyo interior se ha instalado un gran aparato teatral, muy costoso, para tal efecto; el acto se desarrolla según el ceremonial...

 

 

Una mujer eucarística, insigne y con coraje_____ 

 

D.ª TERESA ENRÍQUEZ DE ALVARADO, LA “LOCA DEL SACRAMENTO”

          Es obligado que la Adoración Nocturna Española tenga como uno de sus referentes principales a Dª Teresa Enríquez de Alvarado. Mujer eucarística, insigne y con coraje. La “Loca del Sacramento” como la llamó el Papa de su época Julio II. Debemos 5encomendarnos a ella y darla a conocer. Hija de D. Alonso Enríquez, Almirante Mayor de Castilla, descendiente de Alfonso XI, hermano de la Reina de Aragón, por tanto prima del Rey Católico D. Fernando, tía de san Francisco de Borja y de san Juan de Rivera. Nace en Valladolid en 1450 y muere en 1529 en Torrijos (Toledo), en el Convento de Concepcionistas, segundo de esta Orden, después de la Casa Madre de Toledo en donde vivió y murió su Fundadora, la bellísima Santa Beatriz de Silva, íntima amiga de Dª Teresa a la que ayudó mucho.

          Vive en Medina de Rioseco (Valladolid) con sus abuelos hasta su matrimonio en 1470 con Gutierre de Cárdenas, Maes- tresala de Isabel la Católica. Fueron padres de cinco hijos. Desde muy jovencita era conocida como “la santa”, por su fe incom- parable y amor a la Eucaristía, que se cuajaba en una caridad ardiente con toda clase de necesitados, contando siempre con el agrado y complacencia de su esposo, que fue ascendido a Contador Mayor del Reino.

    1. MUJER CORAJE Y FUERTE EN LA FE. Los años que vivió en el palacio real fue un testimonio constante de fe y de todas las virtudes, llegando a ganarse la predilección de la Reina Isabel la Católica, que la ponía de ejemplo ante el resto de Damas de la Corte. En la Reconquista de Granada, que acompañó a los reyes, tuvo una actitud heroica, podíamos llenar páginas narrando sus hechos y quedaríamos asombrados. Ella crea los hospitales de sangre y los asiste. La pregunta un soldado gravemente herido al que cuidaba: “Señora, ¿por qué está con nosotros entre tanto peligro y horror?” Le contesta: “Por amor de Dios y también por ti, que eres mi hermano”. Sufre la muerte de tres hijos y multitud de pruebas familiares. Los hijos que le quedan son Diego y María, que contraen matrimonio y siguen...

 

 

Testimonio adorador: Hacia la Cartuja_______

Joven adorador nocturno

 

    Joaquín Almela, con casi 30 años, es ingeniero agrícola, reside en Castellón, aunque hasta el curso pasado trabajaba como profesor en Barcelona. Desde niño es miembro de los Tarsicios, la rama infantil y juvenil de los adoradores, que tiene por patrón a san Tarsicio, que fue apedreado en Roma a los 12 años, cuando llevaba el viático a los cristianos 5presos en el Coliseo. Más tarde, y a partir de los 19 años, asistió ya con regularidad a los turnos de la Adoración Nocturna. Posteriormente, también estuvo en el turno de adora- ción con alumnos que hay en el Colegio Corazón Inmaculado de María, en Sentmenat, donde estaba de profesor trabajando. Es también promotor de la devo- ción a la Santa Cruz de El Bartolo, que hay en el Desierto de las Palmas.

    Como activo deportista, ha sido atleta de élite, montañero, espeleólogo y alpinista, ha realizado la cartografía de bastantes cuevas inexploradas, formando parte como espeleólogo en equipos de espeleología internacionales.

     Pertenece a una familia numerosa, de la que es el quinto de seis hermanos, siendo 5 hermanos y una hermana. Ha crecido muy unido entre su familia, con mucha vinculación con los abuelos. Entre los herma- nos ha estado muy vinculado por el deporte y aficiones que comparte.

     La familia ha tenido presencia adoradora desde la fundación en Castellón, sobre el año 1884, creada bajo las instancias del sacerdote, gran apóstol de la reparación a la Santísima Eucaristía, el beato mosén Manuel Domingo y Sol.

    Cuando empezó la vida de adorador, iba junto a sus hermanos, uno de ellos casado y con 3 hijos, otro religioso, Juan María, que se está preparando para ser sacerdote, Misionero de Cristo Rey, que ha estado tanto en misión como estudiando en Perú durante este tiempo.

    También como adorador tuvo un buen mentor y referente, pues compartía con su abuelo materno en el turno de San José, que realiza...

 
      

 El miracle dels peixets (El milagro de los peces)__________ 

Juan Ramón Pulido
Presidente diocesano de Toledo

 

         Nos remontamos al año 1348, cuando en los pueblos-parroquia: Alboraya (en valenciano Alboraia) - Almácera (en valenciano Almàssera) sucedió un milagro eucarístico que nos recuerda ciertos episodios de la vida de san Francisco de Asís. En ellos se 5evidencia como todas las criaturas están en armonía si los hombres viven plenamente en gracia de Dios.

         El 10 de junio del citado año, en un contexto histórico de complejidad social, cultural y relgiosa aconteció el Miracle dels Peixets (el Milagro de los Peces), prodigio eucarístico que hizo elevar el fervor de los cristianos de Alboraya y Almácera hacia el Santísimo Cuerpo de Cristo.

         En aquel momento, Almácera era una población compuesta por moriscos convertidos, entre ellos Masamardá, que pide el auxilio de los Sacramentos. Solicita al párroco de Alboraya-Almácera que le sea admi- nistrado el Santo Viatico. El párroco se pone en camino para llevarle el auxilio espiritual solicitado, junto con algunos feligreses, como era costumbre, en cabalgadura. Se dispone a atravesar el Barranco del Carraixet para llegar a Almácera, junto al enfermo. En ese momento el barranco venía muy crecido por el agua, siendo difícil de vadear, pero la necesidad pedía que el sacerdote cruzara el barranco para llevar el Santo Viatico al moribundo. Cuando se dispone a cruzarlo, el ímpetu de la corriente del agua hace que el sacerdote y la cabalgadura caigan al agua. Tras salir del barranco, el sacerdote se dio cuenta de que había perdido la arquilla con las Sagradas Formas. Inmediatamente se pusieron a buscarlas. Encontraron la arquilla, pero se dieron cuenta de que las Sagradas Formas no estaban.Cuando el sacerdote contó a los vecinos lo que había ocurrido, todos se fueron al barranco a buscarlas, siguiendo por todo el barranco...

 
      

 La Adoración eucarística perpetua__________ 

 

ANCLA DE SALVACIÓN

       Este testimonio es muy fuerte. No hay que dejarlo “debajo del celemín, sino encima, para que alumbre la casa”. Conozco dos casos de personas que no se han suicidado por el gran regalo que Él nos ha concedido: tener una Capilla de Adoración Perpetua en Bilbao.

      El primer testimonio me lo dijo la propia persona: “Yo vivo, gracias a la Capilla”, fue su resumen. Otro testimonio me lo contó un adorador: la persona le enseñó las pastillas a tomar y después de estar en la Capilla y ser atendido por un sacerdote, se arrepintió.

     ¿Ha habido algún milagro más? Sólo Él lo sabe. Cuando lleguemos a la Plenitud, nos enteraremos, pero estoy convencido que ha habido más casos, no sólo de estos “extremos”, sino de cambio radical del corazón.

      Si alguna vez han tenido sentido la existencia de estas Capillas de adoración es hoy, ya que cada día hay más suicidios. Cuando se pierde el sentido de la vida, el mejor psiquiatra es Cristo presente en la Hostia, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Él te da el sentido.

      Quien está viviendo la citada situación lleva encima una cruz muy pesada, pero como dice el Cardenal Raniero Cantalamesa: “En la Eucaristía está presente no sólo el Crucificado, sino también el Resucitado”.

      Aquí tenemos un “grito” de un adorador de nuestra capilla que dejó este testimonio:

      “Señor, aquí estoy. No quiero que sea mi último día. Ahora todo lo que necesito es amor y comprensión. Tengo frio. Acudo a Ti, como tantas veces. Te hablo y te imploro. Hoy es el día más importante. Me quedo sin nada y ya sabes cuales son mis propósitos. AYÚDAME, RESCÁTAME. GRACIAS.”

       San Ambrosio le diría a este: “Si quieres curar tus heridas, Él es médico. Si estás ardiendo de fiebre, Él es manantial. Si estas oprimido por la iniquidad, Él es justicia. Si tienes necesidad de ayuda, Él es vigor. Si temes la muerte, Él es la vida. Si deseas el Cielo, Él es el camino. Si refugio de las tinieblas, Él es la luz. Si buscas manjar, Él es alimento”.

      Abundando en lo anterior, aquí...

   

 

Guía del adorador______       

 

LA EXPIACIÓN, ESENCIAL EN NUESTRAS VIGILIAS

 

         Resulta llamativo como las verdades de fe surgen en los distintos aspectos de una vida cristiana plena.

         Los adoradores nocturnos, además de adorar con amor al mismo Cristo en espíritu y verdad, se ofre- cen a Él como víctimas penitenciales, para la salvación del mundo y para la expiación de los pecados. Esa dimensión sacrificial, penitencial de nuestra obra es esencial para ella.

         Y al contemplar en este número el templo de la Sagrada Familia nos viene directamente su nombre completo “Templo expiatorio de la Sagrada Familia”. Cuando decimos esto de un templo queremos decir que es una casa de oración donde de manera permanente está expuesto el Santísimo Sacramento para la expiación de los pecados.

        Nosotros somos piedras vivas, templos del Espíritu Santo y nuestra obra tiene también este carisma expiatorio.

        La expiación de los pecados se refiere a aquella eliminación de la culpa o pecado a través de un tercero. El pecador queda absuelto de la pena por medio de un intermediario. Y por eso, quien expió de una vez por todas fue Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, que murió en la cruz por todos nosotros. Esta es la primera, única y originaria expiación de nuestros pecados. Pero Cristo quiere asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros beneficiarios (cf Mc 10,39; Jn 21,18-19; Col 1,24). Y esto, lo hace de forma excelsa su madre la Virgen María, con su íntima unión al miste- rio del sufrimiento redentor de su hijo (cf Lc 2,35) (Cate- cismo de la Iglesia Católica, 618). Dice San Pablo que debe completarse en nuestra carne lo que falta en la Pasión de Cristo por su cuerpo que es la Iglesia (Col 1,24). Je- sús nos invita a cada uno de nosotros a participar tam- bién de su sacrificio redentor, de su acción reparadora. Nosotros no podemos añadir nada al extremo Amor de Jesucristo, pero nos invita, de manera misteriosa pero real, a asociarnos a este sacrificio reparador con nues- tra vida.

       Este es un gran misterio de nuestra fe católica: que Cristo, el Hijo Eterno del Padre, Dios de Dios, mendiga nuestro amor, y se consuela con nuestra compasión.

      Uno no va al turno a rezar por sus necesidades, que también, sino en primer...

 

Última editada

 

La Lámpara del Santuario

Época 4ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 3ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 2ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 1ª