La Lámpara del Santuario

Revista trimestral de la A.N.E.

     

Carta del Presidente                            

José Luis González Aullón

Queridos hermanos adoradores  

     

       Poco a poco y gracias a los consuelos recibidos del Espíritu Santo, vamos avanzando en la normalización de nuestras secciones y turnos.   ¡Que el Señor tenga piedad y nos bendiga!” leemos en el Salmo 66. Verdaderamente, en este avance lento y difícil hacia nuestra misión, vamos dejando un rastro, no pequeño, de deserciones, desfallecimientos, abandonos por cansancio y miedo,… y rogamos al Espíritu Santo que riegue la tierra en sequía y sane el corazón enfermo y, conocedor de nuestra débil condición humana, sople sobre nuestras pobres fuerzas para hacer posible el cumplimiento de nuestra misión: que no es otra que la que encontramos en nuestro manual: “¡No cese nunca nuestra adoración!” (página VIII).

     Entonces, “¡que el Señor tenga piedad y nos bendiga!”. Adorar al Señor día y noche, ahora y siempre, con salud o con pandemia, solos o en comunidad. Sin peros, sin excusas… nada es más prioritario que nuestro continuo estar con Él, sea sacramentalmente en la Eucaristía o sea en grupos de oración o de atención a los necesitados. ¿Y eso por qué? Porque hemos sido creados para eso. Ya me habéis oído o leído al citar a san Ireneo en alguna otra ocasión: “La gloria de Dios es que el hombre viva, y la vida del hombre es ver a Dios” y, con otras...

 

    

 

 “Hoc hic mysterium fidei firmiter profitemur”
EL CULTO EUCARÍSTICO EN LA SANTA IGLESIA CATEDRAL BASÍLICA DE SANTA MARÍA DE LUGO
_______________     

 

     La bimilenaria ciudad de Lugo ha sido distinguida tradicionalmente con el muy honroso título de “Ciudad del Sacramento”, debido al culto eucarístico que ha caracterizado su Catedral desde muy antiguo y que hoy se continúa en el secular privilegio de la exposición permanente del Santísimo Sacramento en su Altar Mayor. Esta tradición suele hacerse remontar en Lugo a “tiempos de Theodomyro Rey de los suevos”, cuando se habría tomado en un concilio lucense la decisión de situar un signo eucarístico en el centro de la iglesia más importante de Galicia –en aquel momento, nuestra Catedral– como expresión de la verdadera fe en Jesucristo.

     Aunque carecemos de documentación sobre la vida eucarística en Lugo en los siglos siguientes, es de pensar que acogió dócilmente los progresos teológicos y las nuevas formas de devoción eucarística que se extendieron en la Iglesia universal. Esto puede constatarse, de hecho, durante la Edad Moderna, en la que esta Diócesis manifestó y vivió en formas renovadas este rasgo tan característico de la fe y de la piedad de los lucenses. En la actualidad, si es relevante el hecho mismo de la Exposición permanente, tan reconocido o más ha sido el ardiente amor que los fieles de Lugo muestran en su visita y adoración diaria a Jesús Sacramentado, lo que es sin duda una de las causas principales por la que nuestra ciudad ha recibido su sobrenombre. A todo ello se ha añadido el privilegio de una “indulgencia plenaria” que se puede lucrar en nuestra Catedral...

  

 

     

UN GRAN CONGRESO EUCARÍSTICO Y UN GRAN OBISPO__ 

Juan Soto Gutiérrez
Escritor y periodista lucense

      AÑO DE 1896. Corre hacia su final la regencia de María Cristina de Habsburgo, la discreta Doña Virtudes del ingenio popular. En marzo ha caído el gobierno Sagasta. Sobre el tapete verde de la Restauración reparten naipes los conservadores de Cánovas. Se desmoronan los últimos restos coloniales. El grito de Baire lleva meses resonando en todos los rincones de Cuba, “abrasada por las llamas de la insurrección”. También la rebelión estalla en Filipinas. Por su parte, en África, las cabilas rifeñas reparten estopa sin misericordia.

      En la oscura capital de provincia, comerciantes, menestrales, curiales, pasantes de pluma, milicia y docencia (“momias o carlistas”, ha de decir el Salmerón desterrado) forman el mayoritario estrato que asienta su mediano pasar sobre las resignadas espaldas de labradores, domésticas y plebe del curre. Y aparte, el clero, que es en Lugo un estamento de mucha densidad. Así lo dejará escrito, un siglo después, Celestino Fernández de la Vega, hombre sabio y escéptico (disculpen la tautología): “La historia de Lugo, después de ser una historia de romanos, es esencialmente una historia de obispos”.

      Una historia de obispos, sí, y a veces de obispos tan altamente significados como Benito Murúa López, un madrileño de Algete al que en 1894 le han doblado el mapa y ha tenido que dejar el provisorato de la diócesis de Cádiz para venir a regir la de Lugo. El nombre de su antecesor habrá que escribirlo con letras de oro: Gregorio María Aguirre García, un franciscano que ha sido preconizado arzobispo de Burgos y regirá luego, con birrete cardenalicio, la sede primacial de Toledo. Murúa es el obispo conductor del Congreso, pero Aguirre es su inicial promotor, ya desde la misma clausura del Congreso de 1893, que es el primero de ámbito nacional.
     Volvamos a los días estivales de 1896. En plena canícula, los soldados del regimiento Luzón, que tiene su acuartelamiento en Lugo, han sido reclamados a embarque en el puerto de A Coruña. Hay que batirse el cobre al otro lado del mundo. Antes de partir, asisten a misa...

 

 

LUIS DE TRELLES Y SU VÍNCULO CON LA CIUDAD DEL SACRAMENTO__________     

 

        Luis de Trelles nace en Viveiro (Lugo), en el seno de una familia católica que, por parte materna (Noguerol Leis), posee en la ciudad de Lugo una casa, situada al fondo de la Plaza del Campo, al comienzo de la calle del Miño, con un escudo en su fachada. La propiedad de esta vivienda, que se mantiene bien conservada en la actualidad, lleva a suponer las frecuentes visitas y estancias de Luis de Trelles en la ciudad de Lugo en fiestas tan relevantes como Corpus Christi y otras ocasiones.

        Algunas de estas visitas de Luis de Trelles a la Ciudad del Sacramento quedan recogidas en diversos documentos que se describen a continuación.

        Con motivo del Centenario de la Sección de Lugo en 1985, se editó un libro que recoge la información proporcionada por el vicepresidente del Consejo Diocesano, don Gabino Vázquez Fernández.

        Al fallecer el Sr. Zamora Granados en 1868, granadino fundador del Culto Continuo al Santísimo Sacramento, había dejado encomendada esta Obra al Sr. Obispo de Lugo, que se hizo cargo con cuatro insignes y piadosos lucenses: don Luis de Trelles y Noguerol, de Viveiro; don Pascual Silveiro Gayoso, de Villalba; don Manuel Silva Villaronte y don Isidro Conde, ambos de Lugo. El Sr. Luís de Trelles fue nombrado secretario de esta Obra y trabajó incansablemente para que creciese y se propagase por toda España. Podemos observar la buena relación de Luis de Trelles con el cabildo de la S.I.C. y el Obispado de Lugo. Una vez fundado en Madrid y en otros puntos de España el Centro Eucarístico, se muestra preocupado porque aún no se haya inaugurado en Lugo.

        D. Luis de Trelles había dirigido dos cartas al Sr. Obispo de la Diócesis, en 1882 y 1884, para la creación de la Sección en esta ciudad. Continúa con sus gestiones y se pone en contacto con don Ramón Lías Yepes, médico primero de Sanidad Militar. Debemos recordar que...

 

 

“VENID A MÍ” (Mt 11,28)                              

D. Juan M. Melendo
 

         Iniciamos el mes de las misiones, con su patrona, santa Teresa del Niño Jesús, y mes del Rosario en el VIII centenario de la muerte de santo Domingo de Guzmán; Rosario que le dio la Virgen para vencer las herejías y al Enemigo de la naturaleza humana”, en frase de san Ignacio de Loyola en el V centenario de su conversión.

         En ellos se hacen vida las palabras de Jesús, “Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae”.

         “Y cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí”.

         Ellos fueron atraídos por Cristo en la Eucaristía, como se ha celebrado la atracción para beber en las fuentes de su Corazón, en el LII congreso Eucarístico Internacional de Budapest (Hungría), que dice la oración del mismo: “para anunciar con gestos y palabras, que tú eres el único Señor, la fuente de toda vida”.

         Luis de Trelles recoge en La Lámpara del Santuario (1891) el mismo deseo de ser atraídos por Jesucristo: “El espíritu humano ha sido formado por Dios y para Él”.

          Y para estos tiempos de apostasía y enfriamiento de la caridad...

 

     TERESITA, UN REGALO DE DIOS__________ 

 

        Escribo como madre de Teresa Castillo, fallecida el pasado 7 de marzo de 2021, a la edad de 10 años, después de haber sido providencialmente nombrada misionera en su cama de la UCI, el día de Nuestra Señora de Lourdes (11 de febrero) por el Vicario de la vicaría VIII de Madrid, D. Ángel Camino.

        Hace poco, antes del último ingreso de Teresa, estuve meditando unos textos de santa Teresita de Lisieux que se ofreció como Víctima del Amor misericordioso de Dios. Entendí que al Señor le gusta que nos ofrezcamos, uniéndonos a su Cruz, para reparar por nuestros pecados y para ayudar a que más gente se convierta y vaya al Cielo. Es decir, que podemos corredimir con Él.

        Los dos meses que estuvimos en el hospital con Teresa, antes de fallecer, sólo los puedo explicar en este sentido. Y analizando todo lo que ha pasado, desde la adopción de Teresa, voy viendo que todo encaja y que, como veremos en nuestro Juicio Particular, detrás de cada acontecimiento está la Mano amorosa de Dios.

        El día 2 de enero (fecha del nacimiento de santa Teresita de Lisieux) de 2021, Teresa ingresa de urgencias por dolor de cabeza. Tenía un tumor en el tálamo derecho que se le había descubierto 6 años atrás. Entonces se le sometió a una operación para quitar lo máximo posible y otra vez, en junio de 2019, cuando le volvió a crecer. También le dieron quimioterapia en 2016-17 y en el 2020 tuvo un tratamiento de radioterapia de protones. Pero su vida, aparte de los diferentes tratamientos y consultas, era una vida de no parar como cualquier niño. Además, después de la operación de 2019, el neurocirujano, que es una eminencia y que ha visto miles de tumores de cabeza, nos dijo que este tipo de tumores no solía ser mortal sino que afectaban...

 

      

SAN JOSÉ, ADORADOR DEL MISTERIO
La contribución de Santa Teresa a la devoción josefina

         Estamos celebrando los 150 años de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia, por parte del beato papa Pío IX, un reconocimiento que expresa la fe de la Iglesia de siempre en el papel de este hombre al servicio del misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y que, a su vez, es paradigma de la protección que ejerce sobre la comunidad de los hermanos de Jesús. El papa Francisco ha querido conmemorar también este aniversario, y ha proclamado un Año Santo Josefino (8/12/2020–8/12/2021). Ya desde el comienzo de su pontificado, inaugurado con la misa de san José en el día de su fiesta (19/3/2013), nos demostró que su ministerio petrino se inscribía dentro de la misma misión josefina, la de custodiar a la familia de Cristo. Y hasta tuvo el detalle de colocar una flor de nardo en su escudo papal como referencia de su devoción a san José.

         Lo que está apenas insinuado en los primeros capítulos del relato evangélico de Lucas y Mateo, forma parte de esas convicciones que, a través del tiempo, se han ido desarrollando en proposiciones que definen lo que cree la Iglesia al respecto: que José, además de la casa y del hogar de Nazaret, se ocupa también del que sigue siendo el Hogar de Jesús, es, decir, su Iglesia. Y así lo han ido recordando y expresando diversos creyentes, contribuyendo así para que creciera y se desarrollara la devoción a san José en diversas formas e instituciones, pero siempre como desarrollo del embrión contenido ya en los evangelios. Es en el Medioevo, con el retorno cristiano a la tierra de Jesús, época de las cruzadas y de la búsqueda de las huellas de Jesús, cuando renace la devoción josefina de la Iglesia.

         Santa Teresa de Jesús (1515-1582) es uno de los casos más emblemáticos del afianzamiento de esta verdad y, por lo tanto, también una firme propagadora de la devoción josefina en el siglo XVI que siglos antes, a través de san Bernardo, Juan Gerson, san Antonio de Padua, san Bernardino de Siena y otros franciscanos se había incrementado en la Iglesia desde el Medioevo. Y uno de los textos franciscanos más leídos por ella, La Subida del Monte Sión, de Bernardino de Laredo (+ 1540), contenía precisamente un breve tratado sobre la devoción...

 

     

LA NOCHE DE LAS ESPIGAS__________ 

 

        Pocas experiencias tan vivificantes hay en este mundo como adorar a Dios en la noche. Si además se hace en plena naturaleza, a la luz de la Luna, rodeado de montañas y en un silencio acogedor el alma se llena del Dios vivo al que ha venido a adorar. Recibir la bendición desde lo alto de una montaña y bendecir desde allí a todas las ciudades y pueblos en unión a la Virgen de Valvanera, en cuya casa se ha celebrado la eucaristía, es algo que enciende el corazón de todos los presentes. Es lo que vivo ante la custodia que bajo palio es llevada hasta el altar para hacer allí la visita y la bendición. El lugar, el momento y la oración une a todos en un mismo pensar: ¡Qué gran regalo estar con el Señor en medio de la noche en el monte como cuando Él mismo pasaba las noches en oración!

        En esta tierra de pastores de ganado y en esos momentos tan íntimos en que el Buen Pastor contempla y bendice a sus ovejas reunidas para adorarle, le pido que remueva los corazones de los jóvenes para que descubran la grandeza de la vocación sacerdotal. Si cada turno de la Adoración Nocturna Española orara con esta intención y pusiera los nombres propios de sus hijos o nietos en cada vigilia mensual puede llegar el momento en que todos estén bien atendidos por sacerdotes nacidos de entre los adoradores nocturnos y pasar juntos las noches en adoración. Se lo presento en una vigilia diocesana como ésta, la Vigilia de Espigas, la más importante después de la del Corpus Christi, para que Jesús Eucaristía ponga la mirada en esos posibles candidatos al sacerdocio que están llamados a recibir a otros jóvenes dentro de la Adoración Nocturna al igual que ellos fueron acogidos por un sacerdote que no deja de rezar por ellos.

        Sigue la procesión y volvemos a la iglesia del monasterio para comenzar el turno de vela teniendo muy presente a San José en la oración de presentación de adoradores:

        “Aquí estamos a tus pies Señor y Dios Nuestro Jesucristo, el Hijo de María y de José. Venimos esta noche especial en esta Vigilia de Espigas a contemplarte, a adorarte, a alabarte y a darte gracias por tantos dones...

 

 

     UN PUÑADO DE ENAMORADOS__________ 

         

         Decía Chesterton que a cada época la salva un pequeño puñado de hombres que tienen el coraje de ser inactuales. Precisamente en ésta en que vivimos en la que la secularización, el modernismo y el destierro de Dios de cualquier plano de la sociedad están haciendo mella en cualquier rincón del Mundo, a veces hasta en el más sagrado; siempre me he imaginado a parte de ese “puñado” integrado por personas que hacen encaje de bolillos en sus vidas familiares para asistir puntualmente a su turno de vela, que renuncian a un descanso mundano por uno divino. Un pequeño grupo al que pertenecemos los adoradores nocturnos.   

         Todos los que leemos estas líneas sabemos de la gozada que es pasar una noche junto al Señor. Con Él, en el momento en el que toda la maquinaria de la ciudad baja de revoluciones, es la de nuestro corazón la que crepita ante un Dios escondido en la Custodia por Amor.

         Desde mi entrada en la Adoración Nocturna con 17 años, cada vigilia mensual ha sido siempre para mí un oasis donde parar a descansar en medio de la vorágine de un mes integrado con momentos diarios de relación con Cristo por supuesto, pero casi siempre, sin el debido sosiego, consecuencia de nuestras ajetreadas vidas. Las preocupaciones de un estudiante de bachillerato han dado lugar con los años a las actuales de un joven padre de familia que ve una tormenta cernirse sobre el futuro de sus pequeños hijos.

         Echando la mirada al frente uno podría pensar que Dios o duerme o se ha escapado de la barca. Pero no. El “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del Mundo” se muestra en pequeños caramelos de un Padre amoroso que nos alientan a confiar: ¿alguien podía imaginarse...

 
      

 CAMINANDO POR LA SENDA HACIA EL CIELO__________ 

         

CRÓNICA DEL XVII ENCUENTRO NACIONAL DE JÓVENES ADORADORES

         Durante los pasados días 9, 10 y 11 de julio de 2021, por fin pudimos celebrar, tras el parón debido a la pandemia del coronavirus, el Encuentro Nacional de Jóvenes Adoradores, en la localidad toledana de Madridejos. A pesar de que durante este tiempo se había mantenido el contacto entre muchos jóvenes de la Adoración Nocturna de diferentes puntos de España, a través de medios tecnológicos, ya se percibía la necesidad de un encuentro presencial, dado que ningún medio puede sustituir plenamente la cercanía física entre hermanos.

        El Encuentro comenzó el viernes 9 de julio por la tarde, cuando, poco a poco, fuimos llegando los participantes desde los distintos lugares de origen. En la Casa de Espiritualidad, regentada por las Hermanas Clarisas, nos fueron recibiendo el Presidente Nacional, D. José Luis González Aullón, así como los presidentes del Consejo diocesano de Toledo, D. Juan Ramón Pulido y de la Sección de Madridejos, D. Valentín Villarreal, junto con el joven adorador, y organizador del Encuentro, D. Carlos Domínguez.

        Las actividades propiamente dichas comenzaron con la celebración de la Santa Misa, incluyendo el rezo de Vísperas, en la Iglesia del Convento de las Hermanas Clarisas, templo que fue centro del desarrollo de todo el Encuentro. La Eucaristía fue celebrada por el Director Espiritual del Consejo diocesano de la A.N.E. de Orihuela-Alicante, Rvdo. D. Marcos Antonio Andreu, con cuya presencia fuimos agraciados durante todo el fin de semana. Tras la cena, procedimos a la presentación oficial e inauguración del Encuentro, dirigida por el Presidente Nacional, el Vocal de la Sección de Madridejos, D. Carlos Domínguez y por mí mismo, como Vocal Nacional de Juventud de la A.N.E. Este momento incluyó una presentación personal de los participantes, así como la entrega de diversos obsequios a cada uno de ellos.

        Ya el sábado, tras el rezo de Laudes, pudimos disfrutar de las tres intervenciones-charlas previstas: En primer lugar, la intervención del Rvdo. D. Valentín Aparicio, sacerdote diocesano de Toledo, conocido...

 

PINTURA DE CARLO ACUTIS QUE PRESIDIÓ LOS ACTOS DEL XVII ENCUENTRO NACIONAL DE LA A.N.E. JOVEN

 

        Este cuadro fue pintado ex profeso, en 2021, para acompañar la reliquia de la sangre del beato Carlo Acutis, que se custodia en la Basílica - Santuario del Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Urda, en el XVII Encuentro Nacional de Jóvenes Adoradores. En la actualidad, este cuadro pertenece a una colección privada, aunque está concebido para que pueda peregrinar a las parroquias o santuarios que así lo soliciten.

La autora nos explica el cuadro

         En el mismo podemos ver a Carlo tal cual se le vio en la basílica superior de San Francisco en Asís el día de su beatificación, cuando se descubrió, ante todos los fieles allí presentes, la imagen que siempre se presenta en este día tan señalado. Aquella imagen de Carlo, también le mostraba como se le suele reconocer, con su mochila al hombro, con su polo rojo, su pelo alborotado...

         En este retrato que podéis observar, también me baso en la misma fotografía que es la más característica de él. Pero no se queda solamente en su rostro. En este retrato se ha querido profundizar en la vida y vocación del propio Carlo, a través de lo que más le representa: su devoción eucarística, su amor a la Virgen María y su pasión por la informática.

         En primer lugar, es fácil apreciar de dónde proviene la santidad de Carlo: de su vocación adoradora. En este retrato, la custodia, con el Santísimo Sacramento expuesto, atrae todas las miradas hacia el Señor. La custodia se encuentra circundada por el símbolo de la Cruz arriba, el medio por el que Cristo nos redimió con su Amor. A ambos lados visualizamos el Alfa y la Omega, porque, para Carlo, Cristo era el origen y la única meta de su vida. A los pies del Santísimo vemos el anagrama de María, la M y la A, ya que ella era la única mujer de su vida, como él decía. Del Santísimo Sacramento...

 

MONUMENTOS AL SAGRADO CORAZÓN EN ESPAÑA 

    

EN VERA, Almería

        Cuando cualquiera de los adoradores nocturnos se acerca al templo donde va a tener lugar la Vigilia Mensual, es frecuente encontrar entre las imágenes una del Sagrado Corazón de Jesús, normalmente en lugar preferente. En esa imagen se representa 8el amor de Jesucristo, pero es en la Eucaristía donde ese amor está vivo, ese corazón está palpitante, y donde se entrega en las especies sacramentales para nuestra salvación.

        En nuestro recorrido por las imágenes monumentales del Sagrado Corazón de Jesús encontramos algunas que tienen relación directa con la Adoración Nocturna pues han sido levantadas con motivo de algún aniversario, o a propuesta de los adoradores, o con la celebración de alguna Vigilia especial de Espigas o se ha realizado la Vigilia de Adoración con motivo de la bendición de la imagen. Por ello, estrecha es la relación entre la adoración a Jesús sacramentado y la espiritualidad del Corazón de Cristo.

     Vera es un municipio que se encuentra en la zona más oriental de Andalucía, en la provincia...

 

      

 

Guía del adorador______       

Juan Jaurrieta Galdiano

 

SAN JOSÉ, MODELO DE ADORADOR           

          Desde este rincón de la “Guía del adorador” seguimos contemplando la figura del Patriarca san José para que nos ilumine en nuestra vocación y proteja y bendiga nuestra obra.

          Hemos contemplado a san José como primer adorador del Cuerpo de Cristo; lo hemos contemplado en la escucha nocturna y activa de la voluntad de Dios y hoy lo vamos a contemplar como modelo de vida para los que tenemos la vocación de adoradores nocturnos.

         San José es esencial en la historia de la salvación. Como dicen los clásicos, san José pertenece a la Trinidad de la tierra. A él le encomienda Dios que acoja, proteja y eduque al Unigénito y él “se levantó, he hizo lo que el ángel le había mandado…”

          ¿Y qué más? Nada más.

          Ni nada menos.

         No fue un predicador, ni un taumaturgo, ni convocó multitudes, ni organizó cursos ni seminarios, ni solucionó los problemas sociales de su época… solamente hizo la voluntad de Dios. Creo que esta es una lección muy rica para nosotros. La perfección de nuestra vocación es ser fieles a la voluntad de Dios, que nos ha llamado para formar parte de esta obra y cumplir con los compromisos de amor que conlleva.

          Nada más ni nada menos.

          Ser fieles a la voluntad de Dios que se nos ha manifestado suscitando en nosotros la pertenencia a la Adoración Nocturna. Ser fieles a nuestros turnos...

 

Última editada

 

La Lámpara del Santuario

Época 4ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 3ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 2ª

 

La Lámpara del Santuario

Época 1ª