Temas de reflexión

ADORADO SEA EL SANTISIMO  SACRAMENTO
AVE MARIA PURISIMA

AÑO 2009

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 

Página principal

 

Julio


“NADIE VA AL PADRE SINO POR MI” (Jn 14,6)


    Para ser embajador o mediador entre dos pueblos o naciones basta con ser persona humana y obtener la representación que le convierta a uno en interlocutor válido para ambas partes.

    Otra cosa es la mediación entre el Creador y sus criaturas.

    La necesidad tan hondamente sentida por los hombres de establecer relaciones con la Divinidad hizo que los filósofos paganos imaginaran una cadena interminable de “mediadores” entre Dios y los hombres: mediadores fantásticos, creaciones de ciencia-ficción, que, a pesar de todo y como es natural, no lograban llenar la distancia infinita que separa lo Divino de lo humano.

    Sólo Dios pudo dar ese salto.

    La Encarnación del Verbo en Cristo Jesús -verdadero Dios y hombre verdadero a la vez- salva esa infinita distancia. Por eso Jesús es para los creyentes “el único mediador entre Dios y los hombres” (1 Tim 2, 5), “siempre vivo para interceder en su favor” (Heb 7,25), “que está a la diestra de Dios y que intercede por nosotros” (Rom 8,34).

    Los que física y visiblemente tocaron a Jesús en carne mortal o después de resucitado, y los que sacramentalmente lo hacemos en la Eucaristía, contactamos con Dios
    Así como suena: Contactamos con Dios.

    De este contacto divino hablaba con visible estremecimiento el Apóstol San Juan cuando al principio de su Primera Carta se refería a “lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos” (1Jn 1,1)

    Y Jesús afirmaba: “El que me ha visto a Mí ha visto al Padre” (Jn 14, 9).

    ios y los hombres somos las dos orillas de un profundo y ancho río, y el puente, Cristo.
Con razón le llamamos Pontífice, porque “hace puente”, o mejor, es el puente que Dios ha tendido para hacerse accesible a los hombres. El cielo y la tierra se juntan en Cristo.

    Por Él bajan de Dios a nosotros sus gracias, y por Él suben de nosotros a Dios nuestras pobres adoraciones, alabanzas y peticiones. Dios ha querido que todo nos venga por Jesús, y que por su medio vaya todo de nosotros a Dios.

    A la luz de esta profunda verdad cobra pleno sentido la promesa de Jesús: “Todo lo que pidierais al Padre en mi nombre os lo dará” (Jn 16, 24). Sólo su voz tiene potencia suficiente para llegar hasta Dios.

    Y entendemos su tajante afirmación: “Nadie va al Padre sino por Mí”.

    Él es el Camino obligado.

    Que nadie intente cruzar a nado la anchura infinita del río que nos separa de Dios.

    El “puente” acorta distancias.

    Si lo empleamos, llegaremos a Dios. Con razón la Liturgia de la Iglesia termina siempre sus oraciones diciendo: “Por Jesucristo Nuestro Señor”. Porque “por Cristo, con Él y en Él a Dios Padre Todopoderoso en la unidad del Espíritu Santo todo honor y toda gloria”.

    Yo no pretendo, Señor, cruzar a nado.

    Tampoco tengo embarcación apropiada para enviarte a través de ese mar infinito la pobre mercancía de mis obsequios. Pero he leído en tu Apóstol: “... Y todo cuanto hagáis de palabra o de obra, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio al Padre” (Col 3, 17; Ef 5, 19ss).

    ¡Qué alegría me da saber que mi pobre paquete postal va de esa manera certificado, asegurado y por correo exprés!

    ¡Y tengo el “buzón” tan a mano...!

 

CUESTIONARIO

  • ¿Estoy convencido de que Jesús en cuanto hombre es mi Mediador nato para ir a Dios?
  • ¿Me aprovecho de esta mediación de Cristo y la hago cauce obligado de mis alabanzas y peticiones a Dios?
  • ¿Me doy cuenta de que el contacto con Dios sólo es posible para nosotros en Cristo Jesús?