Temas de reflexión

ADORADO SEA EL SANTISIMO  SACRAMENTO
AVE MARIA PURISIMA

AÑO 2014

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 

Página principal

 

Mayo

 

 Bienaventuranzas. III.- Plenitud de la vida cristiana

 

    El Señor anunció esta nueva vida de las bienaventuranzas a todos los hombres. Entre la multitud de sus oyentes del Sermón de la Montaña había personas que apenas le conocían; otros, eran ya verdaderos discípulos que le habían escuchado en diferentes ocasiones; y estaban también sentados, oyendo sus palabras aquellos que iba a escoger, poco después, como  Apóstoles: los Doce.

    No podemos pensar –por tanto- que el ideal que Jesucristo nos propone sea una vida tan exigente que esté reservada solamente a unos cuantos “elegidos”.

    La vida de la Gracia, el Espíritu Santo actuando en y con nosotros,  que ya sabemos en qué consiste, está injertada en la vida natural del hombre, y el injertarse no se convierte ni en una carga ni en una limitación. La vida de la Gracia origina el desarrollo de la riqueza recibida  en la naturaleza humana, enriquecida por el  injerto de la participación en la naturaleza divina. La naturaleza del hombre crecía preparada para recibir el injerto, y no podría llegar a la culminación de su desarrollo sin la nueva savia.

    La vida de las bienaventuranzas es la manifestación de que el injerto ha sido eficaz, de que ha producido fruto, que ya vivimos “por Cristo, en Cristo y con Cristo”. Y la Gracia la recibimos todos los bautizados

    Las palabras del mismo Cristo después de enunciar las bienaventuranzas abren otros horizontes para la comprensión de las modalidades de esa nueva vida, de la que Él se nos va a presentar como ejemplo vivo. La vida que se expresa en las bienaventuranzas manifiesta que el hombre se ha convertido en hombre cristiano, en testimonio de Cristo.

    "Vosotros sois la sal de la tierra". "Vosotros sois la luz de mundo", dice el Señor a sus discípulos.  Y añade: "Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para tirarla afuera y ser pisoteada por los hombres" (Mt 5, 13). ¿Subraya sencillamente el Señor la importancia de su seguimiento; la importancia de que la nueva vida en Él eche raíces en el espíritu de sus discípulos?

    La perspectiva que Cristo quiere abrir en la mente y en el corazón de los hombres se amplía todavía más si leemos las palabras que pronuncia a continuación: “Vosotros sois la luz del mundo. No puede estar oculta una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mt 5, 14-16).

    Jesucristo ha afirmado de sí mismo que "mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo" (Jn 9, 5). En realidad, Cristo está siempre en el mundo; por tanto, no deja nunca de ser “luz del mundo”. Una vez  ascendido al cielo, sigue estando en la tierra, en la Eucaristía, y en todos los Sacramentos, y asocia a sus discípulos, transformados por la vida de las bienaventuranzas, a su misión de desterrar las tinieblas de la tierra.

    Y lo hace, convirtiéndolos también en luz del mundo. ¿Cómo?  Él sigue viviendo en los discípulos, -en nosotros-, por la acción de la gracia de los sacramentos. Esa gracia mueve a los discípulos a llevar a cabo todas sus acciones en la tierra: piedad, trabajo, vida de familia, relaciones sociales, políticas, culturales, etc., con Cristo, por Cristo, en Cristo, viviendo el espíritu de las bienaventuranzas.

    Ese deseo del Señor de asociarnos a su misión, nos permite afirmar que Dios cuenta con nosotros, que ha "querido tener necesidad del hombre", para que su sal no falte jamás en la tierra, para que su luz no se difumine ni  se apague en el mundo; para que nosotros tengamos el gozo de transmitir su luz.

     Sólo si la vida de las bienaventuranzas se convierte en la vida del cristiano, o mejor, solamente si el cristiano se convierte a la vida de las bienaventuranzas, podrá ser realidad en la persona de cada cristiano la audaz afirmación de san Pablo: "ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí".

    Cada una de las bienaventuranzas es fruto de la Gracia  y de la acción del Espíritu Santo en el alma del creyente. Vivir la vida de las bienaventuranzas es la consecuencia de un crecimiento de la acción conjunta de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad.

    De manera semejante, podemos también señalar que todos los Dones del Espíritu Santo influyen en cada acción del cristiano, fortificando y enriqueciendo la Fe, la Esperanza y la Caridad, y hacen posible vivir las bienaventuranzas.      

* * * * * *

Cuestionario

1.-¿Soy consciente de que, también en mi debilidad y fragilidad, Cristo quiere que trasmita su luz a toda las personas que conozco y trato?

2.-¿Pido cada día al Espíritu Santo que me aumente la Fe, la Esperanza, la Caridad?

3.-¿Rezo para que todos en la Iglesia, como nos pide el Papa, seamos anunciadores de la Encarnación de Jesucristo?